4 cuidados de carro simples

Los coches y camiones de hoy en día son más tecnológicos que nunca. Sin embargo, no todo el mantenimiento de los vehículos requiere un conocimiento profundo de la mecánica del automóvil o incluso ser hábil con un conjunto de herramientas. Cualquiera puede realizar las tareas más sencillas de mantenimiento del coche en su garaje o en la entrada de su casa. Aquí hay varias razones para hacer uso de los consejos de cuidado del coche incluidos en este post.

Muchos propietarios de coches y camiones prestan poca atención a las necesidades de sus vehículos hasta que surge un problema. Sí, los traeremos a nuestro taller de reparación de automóviles una o dos veces al año para un cambio de aceite regularmente programado y otro mantenimiento. Sin embargo, hay más cosas que los conductores pueden hacer para asegurarse de que sus vehículos se vean y funcionen lo mejor posible. Conoce los tipos de neumáticos para coche en: aurgi!

Realizar sus propias revisiones automotrices periódicas y el mantenimiento ligero cuando sea necesario contribuirá en gran medida a proteger la considerable inversión que ha hecho en sus vehículos. Las tareas de mantenimiento incluidas en estos siete consejos para el cuidado del coche son fáciles de hacer y no requieren una gran inversión de tiempo.

Inspeccione la batería

Su vehículo no irá a ninguna parte si su batería falla, así que tómese el tiempo necesario para realizar una rápida inspección visual y una limpieza ocasional de este componente vital del coche.

Al menos una vez al año, compruebe que los bornes de la batería no presentan signos de ácido blanco seco. Si hay alguno, retire los cables de su batería (haga primero el cable negativo).

Utilice un cepillo de alambre y un líquido anticorrosivo de una tienda de suministros de automoción para limpiar el material corrosivo de los terminales de la batería. También se puede utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio y agua.

Aclara la zona limpiada con un poco de agua, sécala con un trapo y vuelve a conectar los cables de la batería (coloca primero el cable positivo).

Cambie las escobillas del limpiaparabrisas

Una de las mayores preocupaciones en materia de seguridad al conducir es tener un parabrisas despejado que proporcione el máximo nivel de visibilidad en la carretera.

Es prioritario cambiar las escobillas desgastadas que saltan, dejan rayas en el parabrisas o no eliminan eficazmente la lluvia y la nieve. Cuando escuche que hacen un ruido chirriante, es otro indicador de que es hora de sustituir las escobillas.

Aunque las escobillas parezcan funcionar bien, inspeccione periódicamente las tiras de goma de las escobillas en busca de signos de agrietamiento. Limpie de vez en cuando las bandas de goma con un trapo húmedo o una toalla de papel para eliminar cualquier resto.

Cambie el filtro de aire del motor

De todos los consejos de cuidado enumerados aquí, cambiar el filtro de aire del motor es probablemente el más intimidante. Sin embargo, puede estar seguro de que es bastante fácil de hacer.

Un filtro de aire sucio restringe el flujo de aire que recibe el motor, lo que supone un esfuerzo adicional para el motor. Esto puede afectar ligeramente al kilometraje de la gasolina y, más notablemente, al rendimiento de la aceleración de sus vehículos.

La frecuencia con la que se debe cambiar el filtro de aire del motor dependerá de varios factores. Conducir regularmente por carreteras sin asfaltar y con mucho tráfico hará que los filtros de aire se obstruyan más rápidamente.

Lave su vehículo

Uno de los consejos más fáciles de seguir para el cuidado del coche es simplemente lavar sus vehículos de forma regular. Al hacerlo, protegerá el exterior de sus vehículos y los mantendrá como nuevos.

Aunque se trata de una tarea de mantenimiento sencilla, no siempre se hace correctamente. Algunos conductores lavan su coche o camión demasiado poco, mientras que otros se exceden y lo lavan demasiado.

Los expertos dicen que la frecuencia con la que se lava el coche viene dictada por varios factores:

  • dónde esté aparcado
  • la frecuencia con la que se conduce
  • las condiciones meteorológicas

Por lo general, es una buena idea lavar los vehículos cada 2-4 semanas, dependiendo de los factores anteriores. Por ejemplo, si vives en zonas en las que se usa sal en la carretera en invierno, es aconsejable lavar los coches cada una o dos semanas, teniendo en cuenta que la sal puede deteriorar el acabado y los bajos del vehículo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *