Cómo distinguir entre afecciones bipolares y afecciones con síntomas similares

Antes de llegar a cualquier diagnóstico médico, los médicos revisan un diagnóstico diferencial para considerar todas las posibles causas de los síntomas que se presentan. En el trastorno bipolar, el diagnóstico diferencial a menudo incluye las siguientes afecciones que pueden implicar síntomas similares a los del trastorno bipolar:

  • Depresión unipolar: Un episodio depresivo mayor sin antecedentes de manía o hipomanía no se califica como trastorno bipolar. Sin embargo, si usted experimenta depresión y tiene antecedentes de trastorno bipolar en algún familiar de primer grado (padre, madre, hermano o hijo), su médico puede querer monitorearlo de cerca si comienza el tratamiento con un antidepresivo, debido al mayor riesgo de que usted pueda tener trastorno bipolar que aún no haya mostrado su polo maníaco. Si un síntoma como la agitación está presente, puede ser parte de un episodio de trastorno bipolar de humor mixto, pero también puede ser parte de la depresión unipolar. Otra situación diagnóstica difícil es cuando durante la recuperación de la depresión una persona tiene períodos de sentirse particularmente bien. ¿Son estos períodos sintomáticos de hipomanía o simplemente una fuerte recuperación de un episodio depresivo?
  • Ansiedad: La ansiedad puede hacer que usted se sienta cansado con pensamientos acelerados, sueño deficiente e irritabilidad, todos los cuales se superponen con síntomas característicos de la depresión y la manía. Muchas personas con trastorno bipolar también tienen un trastorno de ansiedad, por lo que pueden ocurrir juntas, pero es importante determinar si la ansiedad es el trastorno primario y no el bipolar.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): Tanto el TDA/H como la manía se caracterizan por una concentración y atención alteradas, impulsividad, altos niveles de energía y problemas con la organización y la planificación. Sin embargo, para las personas con trastorno bipolar, estos síntomas se presentan sólo durante un episodio maníaco, no todo el tiempo. Además, los criterios diagnósticos para la hipomanía o la manía incluyen un aumento en el comportamiento dirigido por el objetivo, una disminución en la necesidad de dormir y un pensamiento grandioso; el TDAH no incluye ninguno de estos. El patrón de síntomas, especialmente la naturaleza episódica de los episodios del estado de ánimo, es una forma clave de distinguir el trastorno bipolar del TDA/H.
  • Esquizofrenia y trastornos esquizoafectivos: La esquizofrenia y los trastornos esquizoafectivos son trastornos del pensamiento caracterizados por psicosis – pensamiento delirante, paranoia y alucinaciones auditivas o visuales. Aunque la psicosis puede acompañar a la manía y la depresión, la psicosis bipolar sólo está presente durante un episodio agudo del estado de ánimo y desaparece en momentos de estado de ánimo normal. En los trastornos esquizoafectivos, la psicosis ocurre durante al menos un período de tiempo separado de los episodios del estado de ánimo. La esquizofrenia y los trastornos relacionados son trastornos persistentes y graves del pensamiento y de la realidad que no están relacionados con los episodios del estado de ánimo.
  • Trastorno de personalidad límite (BPD): El BPD comparte algunas características con el bipolar. Por ejemplo, alguien con BPD puede ser impulsivo, irritable y argumentativo como alguien que está experimentando un episodio maníaco. Sin embargo, los cambios de humor de la BPD son típicamente abruptos, de corta duración y en respuesta a un desencadenante externo, como un conflicto con otra persona; los cambios de humor bipolares son más lentos de desarrollar, duran más tiempo y pueden no parecer ser en respuesta a nada externo. Las rabias que a menudo caracterizan al BPD no son equivalentes a la manía. Los síntomas de la BPD son crónicos, representando los comportamientos iniciales de la persona, mientras que los síntomas bipolares son episódicos y diferentes de los patrones de comportamiento habituales de la persona.
  • Otras condiciones médicas: Muchas condiciones médicas – incluyendo tumores cerebrales, meningitis, encefalitis, trastornos convulsivos, lesiones cerebrales, desequilibrios hormonales, trastornos de ansiedad, autismo y trastorno generalizado del desarrollo (PDD) – pueden producir síntomas similares a los de la manía o depresión bipolar.
  • Inestabilidad del estado de ánimo causada por medicamentos, alcohol o drogas: Una variedad de medicamentos recetados, alcohol, marihuana y drogas callejeras pueden afectar el estado de ánimo. Usted y su médico deben descartar estas posibles causas antes de llegar a un diagnóstico de trastorno bipolar.
  • Asegúrese de decirle a su médico si alguien de su familia inmediata o cercana ha sido diagnosticado con trastorno bipolar, esquizofrenia o trastorno por abuso de sustancias (anteriormente conocido como abuso de sustancias), especialmente si usted está buscando tratamiento sólo para la depresión. Un historial familiar cercano de estas afecciones aumenta el riesgo de que usted eventualmente experimente un episodio maníaco o hipomaníaco que resulte en un diagnóstico bipolar.

    El tratamiento farmacológico de las depresiones unipolares y bipolares es diferente: el tratamiento con antidepresivos solos en alguien con trastorno bipolar puede desencadenar un cambio a la manía. Conociendo los antecedentes familiares de bipolaridad, usted y su médico pueden hacer un plan para monitorear de cerca su respuesta al tratamiento de la depresión.

    Add Comment